TOTE KING

Cuando
28/11/2015 @ 21:00
2015-11-28T21:00:00+01:00
2015-11-28T21:30:00+01:00
Donde
TEATRO DE LAS ESQUINAS
Vía Univérsitas
30, 50017 Zaragoza, Zaragoza
España
Precio:
12€ Anticipada 15€ Taquilla
TOTE KING @ TEATRO DE LAS ESQUINAS | Zaragoza | Aragón | España

CONCIERTO DE TOTE KING

  • 28 DE NOVIEMBRE EN TEATRO DE LAS ESQUINAS

Manuel González Rodríguez, es decir, Tote King vuelve al ruedo discográfico con «78» (Sony, 2015), su primer disco en un lustro y en el que rapero de la Macarena incide en la apertura estilística de sus útlimos trabajos, con líneas de fuga hacia el rock, la psicodelia flamenca (colaboración con el Canijo de Jerez) o el dancehall (con Morodo de invitado). En las letras, Tote King vuelve a exhibir un fraseo matemático, en unos temas que recorren las señas de identidad de su discografía, esto es, una ácida descripción de la realidad en el que es, y esta es la mayor novedad, su disco más politizado.

Imagen de previsualización de YouTube

Las Tres V es un concepto que se puede aplicar al liderazgo, a la comunicación, al Big Data… Tote King ha desarrollado una teoría propia: sus Tres V están formadas por Vacile, Versos y Vida. Ésos son los puntales sobre los que se sustenta su trono en el hip hop.

El sevillano ya lleva más de una década puliendo un rap que se ha convertido en algo generacional, como el Chicago Bulls de Jordan, como ‘El Gran Lebowski’, como la pelea de Mayweather y Pacquiao. Más que música, lo suyo se ha convertido en una religión, una forma de entender la vida.

Nos tenía acostumbrados el de Alcántara a un disquito cada dos años, pero este ’78’ se ha hecho esperar. “Mis últimos 10 cumpleaños los he celebrado de gira”, confiesa el Tote. Y no es una queja, sólo la reflexión de un rapero cuya filosofía vital no acepta el estrés.

Ha pasado un lustro desde ‘El lado oscuro de Gandhi’, su última obra en solitario, y tres años desde ‘Héroe’, un trabajo firmado junto a su hermano Shotta que ya es un referente del rap contemporáneo en castellano. De los descartes de éste salió el EP ‘El tratamiento regio’, ocho temas que regaló a sus fans, sin nada de promoción.

’78’ está enfocado como una lucha personal contra su propio ser. “Antes era más fácil, haciendo temas sin estrés / y es que ahora comparáis lo que hago hoy con lo de ayer”, medita el artista, que regresa para defender un título que, presume, todavía está invicto. Ahí sigue el Tote sobrado de chulería: “Decir que lo mío no mola es tan absurdo como que ‘True Detective’ no mola porque le mola a ‘tol’ mundo”.

Vuelve el rapero del humor ‘destroyer’, un superdotado de la rima capaz de provocar una masacre cuando se anima con el ‘freestyle’: “Tu público va a pilas, es mentira, son los mismos que pagaban la entrada para abuchear a Dylan”  / “Tú sólo petarás de una manera: haciéndome un concierto tributo cuando me muera”..

También recupera su lucha contra las redes sociales: “No he ‘tuiteao’ nunca” (…) “No tengo tiempo pa’ un Instagram” (…) “Tote está en el aire, ni el Twitter ni el SoundCloud”. Orgulloso de su condición de Quijote, visionario clarividente que reniega de las modas, el artista se enroca cada vez más en una visión crítica del presente, satisfecho con su mundo privado, ajeno a las ralladuras de cabeza del personal, alérgico a los premios y sin casarse con nadie. “Modernos se enfadan, snobs me dan asco, incapaces de disfrutar ‘Ocho apellidos vascos’ / Frikis me quieren, hipsters me odian y yo les mato a tos’ y mando postales, como en ‘Zodiac'”.

Y, algo que no es tan habitual en el sevillano, en sus nuevas letras se cuelan referencias políticas. Habla de Podemos y del Pequeño Nicolás, de la sanidad y de esos padres que cuelgan vídeos de sus críos para sumar visitas en YouTube, del aborto, de la iglesia… “Son tiempos siniestros. / Podríamos pasar de un presidente que no sabe que existo a uno que escucha mi rap”.

“La gran diferencia es la tele, que antes no tenía. Estuve unos años desconectado de todo, con una pantalla enchufada al disco duro, sólo viendo cine. Ahora tengo La Sexta en bucle. A veces la dejo ‘muteada’, pero me trago los debates políticos. Muchos son ridículos, como un refinamiento del ‘Sálvame’, sólo que aquí es Eduardo Inda el que pega los gritos. Me dan un morbo especial”.

Tote, ¿qué pasó para que decidieras volver a grabar un disco?

“Fue importantísimo encontrar ritmos que me emocionasen, ‘beats’ especiales, dar una vuelta de tuerca a la parte instrumental”, desvela. De los 17 cortes, hay ocho que incluyen arreglos de músicos. “Tenía muchas ganas de grabar con una banda. Es algo que no había hecho nunca y me ha dado la vida”. Fan confeso del rock, de Nirvana, Pearl Jam, Metallica y Soundgarden, Tote introduce guitarras, baterías, bajos, vientos…

Hay tres canciones donde esta novedad es más evidente. La primera es el single, ‘Ya no me enfado’, un experimento de hip hop aflamencado con un fondo hardcore donde comparte las voces con Andreas Lutz (O’funk’illo). Otra es la de El Canijo de Jerez (ex Los Delinqüentes), ‘El premio pa ti’. “Es lo mejor que he conseguido nunca fusionando rap y flamenco, los dos mundos están muy bien reflejados. En mi tierra esto es un tema delicado y he tenido mucho cuidado para no sonar forzado, era importante que fuera creíble”. La tercera es ‘Todo el día de barras’, a la que Morodo le da un ‘feeling’ muy fresquito.

Mientras mucha gente del rap está tirando a la electrónica, Tote se ha cascado un elepé con banda, como si fuera un grupo de rock. Pero el sevillano no quería dejar de retarse a sí mismo. “Soy un cabrón muy competitivo. El trap ha pegado muy fuerte los últimos años. A mí me gusta crecer, no cerrarme, y quería demostrar que podía vacilármelo con este rollo, aunque no sea el mío”.

Hay un par de coqueteos en el disco en este sentido (‘Alfonso Díez’, ‘Ranciofacts’, o ‘Robocordones’, sobre una base del ‘Qué bonito aquella noche’ de Las Grecas), pero el ejemplo perfecto es ‘Malamadre’, que corre a cargo del productor murciano especializado en trap Surce Beats. “No es cuestión de cambiar radicalmente mi estilo o meterme en cosas que no me representan, sino de hacerlo desde mi movida”.

Tote ha ejercido como productor y cada detalle de ’78’ lleva su firma: él ha decidido dónde iban los instrumentos y cada base instrumental, el estribillo, los puentes, lo que dura la canción… Habla maravillas del saxofonista David Carrasco (se pueden escuchar sus solos al final de ‘No me ralles’ y ‘No soy sofisticao’) y del arreglista Pablo Cebrián, que participa en siete temas. Sin embargo, el descubrimiento del disco, asegura, es DJ Rune.

“Es el chaval con más talento de Sevilla ahora mismo. Ha sido el último campeón de España de la DMC World DJ Championship, un campeonato legendario y, además, es un crack como productor, se marca unos ritmos increíbles. ‘Pa eso vine’ y ‘Robocordones’ son suyas”. Tote vuelve a contar con sus colegas Baghira y Griffi, pilla un par de instrumentales del australiano Camp Bluff, de Illmind (colaborador de Kanye West, Dr. Dre o 50 Cent), Braniac Beats, J. Mac, Sone, Magic Beats y recupera el contacto, por primera vez en 15 años, con Acción Sánchez (SFDK).

Esta variedad en la producción se traslada a las colaboraciones en las voces, donde está presente lo mejor de la nueva escuela sevillana. “El rap ha cambiado muchísimo, los chavales están haciendo auténticas locuras”. Por ahí anda Jotandjota, que viene de las batallas de gallos y le da al trap, con unos ritmos que antes no se habían escuchado en España; o Murrah, que juega a modular su voz, con un acento muy particular, y Niñato Garsiah, uno de los letristas más ingeniosos del nuevo rap, que viene de Coria (Sevilla), la tierra de DJ Randy o Juaninacka, donde Tote comenzó con La Alta Escuela hacia 1998. “Los tres son la hostia, ninguno se parece a lo que había antes, están haciendo algo nuevo”.

Más sorpresas: la aparición de Anqui, una cantante de Barcelona que suele trabajar con Chacho Brodas y que aporta un tono suave en ‘Mic Masters’, donde también aparece Chyno Ninoh, un referente del rap latino. “Aquí en Sevilla me junto con peña que es muy fan de Tego Calderón, Lápiz Conciente y Chyno Ninoh. De Puerto Rico están saliendo cosas muy guapas. Le escribí un correo y resulta que al ‘notas’ le gustaba lo que hago. Del tirón hicimos esta ‘colabo’, que le da un rollo muy chulo al disco. Aunque hablamos el mismo idioma, tiene otro acento, otra forma de rapear”.

Como ya hiciera su amiga Mala Rodríguez en su último disco (‘Bruja’, 2013), Tote ha acudido a la escena francesa en busca de colaboraciones. Si la gaditana trabajó con Sefuy en ‘Caliente’, Tote hace lo propio con ‘Nemir’. “Es un tío que lo está petando en su país, acaba de hacer una gira con el cantante belga Stromae. Me flipa cómo interpreta a su bola el mismo ritmo que yo y que el canario Nestakilla en ‘Con autoridad'”.

La versatilidad del Tote le permite amoldarse a todos los invitados, a cualquier ritmo. Puede permitírselo: es difícil encontrar a un rapero en España que haya construido un universo propio tan rico como el suyo. No existe otro capaz de mezclar en sus rimas a Risto Mejide con García Márquez, a Belén Esteban con los ‘Goonies’, a Joaquín Reyes y a Pablo Iglesias, o de meter en una misma frase a Paquirrín y DJ Shadow. Para eso hay que tener cultura y arte.

El Tote de ’78’ (el año en que nació) retoma una actitud que ya mostrara en temas de su última época, como ‘Está todo bien’ (2013). La guasa ante la mediocridad generalizada, el cachondeo a costa de todo -ya sea la caspa española, los ‘haters’ del rap o la clase política- y el refugio en sus cosas y su gente, en los bares, la buena comida, las pelis, los discos y los libros.

‘Ya no me enfado’ es el himno donde desarrolla esta ética tan personal, que algunos cínicos podrían tachar de pasota (“podéis llamarme otro cobarde refugiado en el arte”, contesta en ‘Déjalo estar’), pero los que le siguen desde ‘Tu madre es una foca’ (2002) saben que ahí está la esencia de su propuesta, con todas sus ganas de reír, crear y vivir. El Vacile, los Versos y la Vida. Las 3 V del Tote.

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
by